“Mujeres, ¡le debéis todo!

Simone de BeauvoirEn 1986, tras la muerte de la escritora y pensadora Simone de Beauvoir, su discípula Elisabeth Badinter gritaba al mundo: “Mujeres, ¡le debéis todo!”. Casi veinte años después, cuando se cumplen cien del nacimiento de la autora de El segundo sexo, la también filósofa y feminista Celia Amorós asiente esta idea y define a Beauvoir como “una clásica vigorosa”, “un punto de referencia ineludible para las mujeres” y, en definitiva, una precursora en muchos aspectos del pensamiento contemporáneo.

El 9 de enero de 1908 nacía en París Simone de Beauvoir. Hija de un matrimonio burgués y católico, su pensamiento y existencia escandalizaron a muchos e inspiraron a otros tantos. Aún hoy, no hay unidad a la hora de valorar a esta mujer, que convirtió su vida en vehículo para predicar el feminismo, la igualdad entre hombres y mujeres y el fin de la opresión masculina. Frente a sus detractores, Amorós lo tiene claro: la pensadora tuvo “claroscuros” en su existencia, sin embargo, “no hay que juzgarla con mayor severidad que a cualquier varón con claroscuros”.

Compañera del también filósofo Jean Paul Sartre durante buena parte de su vida, Beauvoir fue una revolucionaria de su tiempo al proclamar sin veladuras su bisexualidad, apoyar el aborto o al negarse a ser “madre y esposa” y apostar por una relación de pareja abierta a terceras personas.

En ocasiones estos ideales también le plantearon desasosiegos -tras su primera ruptura con Sartre o al finalizar su relación con el estadounidense Nelson Algren, que no supo comprender su vínculo irrompible con el filósofo francés-; pero no renunció a ellos. No tuvo hijos ni vivió bajo el mismo techo que su pareja y consagró su vida al trabajo, “única manera que garantiza a la mujer una libertad concreta”.

Piedra fundacional de pensamientos posteriores

“Una no nace mujer. Ningún destino biológico, psicológico o económico determina la figura que presenta la hembra humana en la sociedad: es la civilización como un todo la que produce esa criatura, intermedia entre hombre y eunuco, que se describe como femenina”, defendió esta pensadora, autora de la conocida como biblia del feminismo –El segundo sexo– pero también de otros volúmenes como Los mandarines, La sangre de los otros, La mujer rota o La vejez.

Amorós, catedrática de Filosofía en la UNED y Premio Nacional de Ensayo 2006, destaca de Beauvoir su carácter de bisagra entre el feminismo ilustrado, el que aparece en la revolución francesa, y la llamada segunda ola del neofeminismo de los setenta”. Porque la escritora supo mirar al pasado y recoger parte de la tradición al mirar al futuro “anticipando muchos temas” que se abordarían años más tarde.

Para Amorós no hay ninguna duda de que la filósofa sigue de actualidad. Entre otras cosas, porque todavía “no están superadas” muchas de “las vindicaciones que ella planteó”. Pero fundamentalmente porque “mucho de lo que se ha escrito después de ella no son más que notas a pie de página de lo que Simone de Beauvoir planteó en sus libros”.

Sin olvidar que, aunque recordada principalmente por su faceta feminista, también anticipó otros problemas de la actualidad como el de la tercera edad, que esbozó en La vejez, escrito tras la muerte de su madre, o atendió a la política y los conflictos internacionales -en concreto a la liberación argelina-. Beauvoir fue, ante todo, una filósofa que, marcada por la defensa de la mujer, miró a toda la sociedad, quiso superar sus lacras y luchar por una existencia de absoluta igualdad.

Publicado en ADN.es el 08/01/2008

Una respuesta a ““Mujeres, ¡le debéis todo!

  1. C´est vrai. Simone de Beauvoir nous a léguées un livre/une oeuvre totale sur les femmes qui n´a commencé qu´à s´écrire… Tout le monde parle et parle et parle dus sujet-femme et il y a tant encore à construire et faire de vrai, mais il y a trop d´hypocrisie autour toujours. Si non, pourquoi donc on massacre les femmes dans la vie quotidienne et personne n´y fait vraiment rien? Simone de Beauvoir aurait fait sans doute plus qu´ecrire, penser, douter: c´est láction qui compte dans la vie, les faits, mesdames. je vous salue, Simone.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s