Retrato del Verne desconocido

Julio Verne, según Chiqui EstebanSe cumplen 180 años del nacimiento de Julio Verne, uno de los autores más traducidos y extendidos de la literatura universal. Sin embargo, casi dos siglos después de su llegada al mundo, los rumores, mitos e ideas preconcebidas recorren la leyenda de este amante de las letras y la geografía, de este visionario de algunos de los avances más importantes del mundo moderno. No está de más acercarse de nuevo e intentar vislumbrar los límites entre realidad y ficción sobre el creador de Los viajes extraordinarios.

Distintas posturas frente a la ciencia ficción

Si la madre de esta corriente literaria fue Mary Shelley con Frankentstein y El último hombre, Julio Verne y H.G. Welles están considerados oficialmente los padres de la ciencia ficción. Sin embargo, el autor de Cien mil leguas de viaje submarino o Cinco semanas en globo, mostraba su rechazo a que se le metiese en el mismo saco que al creador de La máquina del tiempo.

En una entrevista de la época, Verne afirmaba que, mientras él partía de descubrimientos científicos, Wells se apoyaba en la imaginación. “Yo voy a la luna en una bala que dispara un cañón. Aquí no hay invento. Él (por Wells) va a Marte en una nave construida con un metal al margen de las leyes de la gravedad. Eso está muy bien, pero muéstreme ese metal, permítame fabricarlo”, ironizaba.

Lo que está claro es que Verne se ganó a pulso que se le incluyera dentro de la corriente de la ciencia ficción. Sobre todo si nos atenemos a la definición que Miquel Barceló, autor de Ciencia ficción: guía de lectura, hace de este género: “Siempre que la explicación sea científica es ciencia ficción; si es mágica, entonces es fantasía”. Sin embargo, Verne también cultivó otros géneros, como la poesía o el teatro, aunque no le dieron tanta fama como sus aventuras futuristas.

Científico o visionario

Verne “tomó los adelantos científicos de su época, los mejoró y los proyectó un poco más allá de su visión futurista”, explica Ariel Pérez, autor de la web Viaje al centro del Verne desconocido y director de la revista digital Mundo Verne. Y es que, aunque ha sido calificado como visionario, muchos de los inventos que él presenta en sus novelas no eran creaciones de una imaginación adelantada a su tiempo.

No hay que olvidar que el francés siempre mostró interés por los avances científicos. Era el tiempo de la revolución industrial y ningún intelectual que se preciase mantenía al margen de sus conversaciones las novedades y descubrimientos científicos. El mismo Verne reconoció al respecto de sus Veinte mil leguas de viaje submarino: “Los italianos habían inventado aparatos submarinos sesenta años antes de que yo creara a Nemo y su submarino”.

Sin embargo, sí acertó en algunos aspectos que no eran predecibles. Por ejemplo, el despegue de su Viaje a la luna fue situado en el mismo estado que Cabo Cañaberal -donde la NASA tiene su centro de operaciones-. También adelantó la invención del metro o el fax en París en el siglo XX e incluso predijo un dictador semejante a Hitler en Los quinientos millones de la Begún.

Y como tuvo aciertos, cometió errores. Como bromea Barceló, “en la ciencia ficción el narrador coge ideas científicas, las extrapola, las adapta… y a veces suena la flauta”. Otras veces, no. Ni se han hecho realidad sus viajes al centro de la tierra ni las máquinas voladoras tienen alas como presentaba en El dueño del mundo.

¿Homosexual y masón?

De carácter reservado, Julio Verne no fue muy dado a airear detalles de su vida privada. En aquella época no existían los paparazzis, pero, debido a su fama, las entrevistas no le eran algo ajeno. Sin embargo, él era reacio a hablar sobre el ámbito privado y, en más de una ocasión, cortó al entrevistador asegurando que los escritores sólo interesaban por sus libros.

Esto ha provocado que alrededor de su figura nazcan toda clase de rumores. Ha sido relacionado con la masonería, se ha dicho que era homosexual y bisexual. También que tenía un par de amantes. Por eso, los estudios que intentan echar luz sobre este hombre no dejan de publicarse. Aunque, más de cien años después de su muerte, es difícil llegar a una realidad.

Publicado en ADN.es el 08/02/2008

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s