Ian McEwan, vouyeur de la tragedia

Ian McEwan¿Puede un solo segundo, una mínima actuación, un ligero movimiento, cambiar el curso de una vida? Leyendo a Ian McEwan, sí. El escritor británico presenta en castellano su última novela, Chesil Beach (Anagrama), la historia de dos jóvenes que, en los albores de la revolución sexual de los sesenta, celebran su noche de bodas. Tras ella, nada será igual.

“Eran jóvenes, instruidos y vírgenes aquella noche, la de su boda, y vivían en un tiempo en que la conversación sobre dificultades sexuales era claramente imposible”. Con esta primera frase Ian Macabro (como se le apodó por sus primeras novelas) nos sumerge de lleno en la historia de Florence y Edward y nos previene de un drama: el de las palabras no dichas. Ella, aterrorizada y asqueada por el sexo, y él, ansioso de consumar su amor y deseo, son una bomba de relojería a punto de estallar.

Nominado al Booker Prize por este libro de menos de 200 páginas, McEwan, uno de los escritores británicos más reconocidos, recorre los pensamientos de uno y otro amante durante las escasas horas en las que transcurre la acción de la novela. Como en anteriores obras -sin ir más lejos Expiación, cuya reciente adaptación al cine ha sido ganadora del Globo de Oro y el Bafta a mejor película, aunque no del Oscar– los pequeños momentos son tan decisivos que pueden cambiar la vida de sus protagonistas. Erigido juez implacable con el destino de los hombres, McEwan ofrece la posibilidad de rebobinar en el tiempo sólo como un espejismo.

Un macabro suavizado

Nacido en la pequeña localidad de Aldershot en 1948, al novelista se le incluye siempre en el denominado Dream Team de las letras británicas junto a Martin Amis -que también acaba de publicar novela con Anagrama-, Julian Barnes, Hanif Kureishi, Kazuo Ishiguro… ya que todos son de la misma edad y despuntaron en la misma época, a comienzos de los ochenta.

En su caso, fue después de una infancia nómada -su padre era militar y lo destinaron a Tripoli o Singapur, entre otros lugares- y estudiar Literatura en la Universidad de Sussex, cuando McEwan publicó su primer libro. Aún no había cumplido los treinta y sorprendió con el volumen de relatos Primer amor, últimos ritos. La sordidez de sus historias y libros posteriores como El jardín de cemento le hicieron merecedor del sobrenombre de macabro. Sin embargo, como él mismo ha reconocido en más de una ocasión, sus historias se han suavizado mucho desde entonces.

En 1998 recibió el Booker por Amsterdam y Expiación es considerada por los críticos su obra maestra. Autor de otras novelas como Sábado o del libro de relatos En las nubes, McEwan es también autor de guiones de cine y actualmente prepara el libreto de la ópera For you, con música de Michael Berkeley.

Acusado de plagio en varias ocasiones -nunca demostrados-, hace sólo un par de años McEwan vivió una historia que podría haber surgido de su imaginación: conoció la existencia de un hermano mayor, dado en adopción en plena II Guerra Mundial. En esta ocasión se ha cuidado de no dar pistas falsas -algunos ya pensaban que podría haberse inspirado en personas cercanas- y asegura que los personajes de su novela y las situaciones son enteramente producto de su imaginación. Una imaginacion que ofrece con Chesil Beach un viaje al cerebro humano, a los temores y los malentendidos digno de Freud.

Publicado en ADN.es el 26/02/2008

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s