El negocio de inventar tu vida

Máquina de escribirDecía William Randolph Hearst, padre del amarillismo periodístico, que la realidad no debía estropear una buena noticia. Visto lo visto, parece que algunos autores se han aplicado el cuento a la hora de fabricar best sellers. En menos de una semana se han dado a conocer dos casos sonados de falsas memorias: la de Misha Defonseca, que aseguraba haber sobrevivido al holocausto entre una manada de lobos -y los lobos no eran metafóricos-, y la de Margaret B. Jones, que describió una tortuosa infancia entre bandas y tráfico de drogas. En ninguno de los casos había siquiera un trasfondo de realidad.

No son las primeras ni las últimas con el precedente supermediático del famoso JT Leroy o los Million Little Pieces de James Frey. “La gracia de todos esos libros es que hay alguien que te dice que esa historia tan increíble es real y te va a explicar una experiencia insólita. Al fin y al cabo, es un poco la base de programas de televisión como los talk-shows o los realities. Si se vendiesen directamente como ficción, no tendrían tanto éxito”, analiza Belén López Celada, editora de Temas de Hoy.

Con volúmenes a sus espaldas como Diario de un skin, puede presumir de que en toda su trayectoria no le hayan colado una falsa biografía. Y eso que en España también ha habido casos. No hay más que recordar a Enric Marco.

Durante treinta años, Marco presumió de haber sobrevivido a un campo de concentración nazi, escribió un libro de memorias relatando su experiencia e incluso se convirtió en presidente de la asociación de víctimas de Mathausen.

Después de tres décadas sosteniendo sin pestañear una vida falsa, una investigación le hizo confesar su mentira. Como atenuante alegó que la gente le prestaba más atención cuando contaba estas historias.

Del maquillaje a la completa imaginación

La escritora y editora Esther Tusquets, que recientemente desveló su pasado franquista en sus memorias Habíamos ganado la guerra, cree que la atención a estos libros se debe sobre todo a una cuestión de modas y actualmente parece que lo biográfico da más morbo que nunca. Aunque reconoce que “quizá todos inventemos un poco al hablar de nosotros mismos, quizá nos veamos mejores de lo que realmente somos”; lo cierto es que una cosa es maquillar un poco la existencia y otra muy distinta crearse una vida totalmente inventada. El segundo caso lo califica de absoluta “tontería”.

Sin embargo, para una editorial es muy difícil controlar si lo que dice el escritor es cierto. “Para eso está el contrato, en el que el autor garantiza que esa obra es original y se hace responsable de su contenido. No es el cometido del editor certificar su veracidad, ni puede serlo”, explica López Celada.De hecho, en el caso de las memorias Sobreviviendo con lobos fue el periódico belga Le Soir el que desenmascaró a Misha Defonseca y le hizo confesar su mentira. Mientras, la propia hermana de Jones decidió desmentir los hechos al ver la publicación.

Sea quien sea el culpable, los daños de dar unas memorias como ciertas cuando no lo son, conllevan consecuencias negativas para la editorial. “Al final tienes que asumir cierta responsabilidad. Puedes optar por retirarlo del mercado, por venderlo como una novela…”. Pero, de cualquier manera, “el daño ya está hecho”. En el mejor de los casos se puede reducir a los costes de retirar una edición, pero en la mayoría la imagen de la editorial queda dañada. No es fácil recuperar la confianza del público una vez perdida.

Eso sí, parece que la idea de publicar falsas memorias es bastante atractiva para autores desconocidos. Como Defonseca o Jones, muchos escritores intentan ganarse al lector a través de historias de lo más rocambolescas que venden propias. Al fin y al cabo, si tu imaginación no tiene límites… ¿por qué los ha de tener tu vida?

Publicado en ADN.es el 11/03/2008

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s