El anarquista Montero Glez

Montero GlezTiene porte de torero de vaquillas, delgado, pañuelo al cuello y cazadora de cuero. “Yo iba para torero pero el miedo no me dejó”, cuenta Montero Glez, último Premio Azorín y autor de Pólvora negra (Planeta). Iba para torero y hoy se define como anarquista porque reniega de cualquier autoridad. “¿Y eso no es contrario a presentarse a un premio literario”, pregunta un periodista. El escritor madrileño hace aquí una excepción y reconoce que la autoridad literaria se salva de la quema.

Pólvora negra es la historia de otro anarquista: Mateo Morral, un “loco enamorado” que decidió atentar contra Alfonso XIII y le lanzó una bomba el día de su boda con Victoria Eugenia. Fue el 31 de mayo de 1906, el día en que la historia de España pudo dar un vuelco pero dos segundos se lo impidieron. La carroza real se paró, fue un sólo instante, “como si los caballos sospecharan algo”, y la pareja real salió ilesa.

Desde el primer momento le cayó simpático Mateo Morral. “Tengo simpatía por el movimiento libertario, no lo puedo evitar”, confesó el escritor madrileño en la presentación de la novela. Por eso, se puso manos a la obra, se documentó y emprendio la tarea de contar la historia de este hombre. Ni estilo, ni licencias literarias. El autor es tajante. “Esta historia sólo se podía contar de esta manera”. “Es una recontrucción exacta de los hechos”, en la que sólo se ha permitido incluir como ficción las apariciones de Picasso y las señoritas de la casa Avignon.

La documentación llegó hasta tal punto que el novelista se convirtió por momentos en Mateo Morral, en Alfonso XIII y en el teniente Beltrán. “Yo intento vivir todo lo que puedo de mis libros”, asegura. Y cualquier cosa vale para ponerse en la piel del personaje. Si Morral sufría de orquitis -inflamación del testículo- el autor no dudó en imitar sus efectos aprentándose los genitales mientras estudiaba el recorrido que hizo Morral el último día de mayo de 1906.

Un experto en la bomba de Orsini

Pero no todo fue documentación física ni entre archivos de bibliotecas y periódicos. Montero Glez, seudónimo bajo el que se esconde un autor que también ha publicado como Roberto del Sur, da gracias a los seguidores de su blog La trinchera cósmica, que le proporcionaron una ayuda indispensable en más de una ocasión. Uno de sus lectores resultó ser todo un experto en las bombas de Orsini -“sobre las que ni los artificieros tenían información”-, otro le ayudó a descubrir cómo Morral podría haber encontrado una habitación, y la lista prosigue.

De Montero Glez han dicho que es un “navajero de la literatura” y también un cruce entre Lorca y Tarantino. Pero él se ríe de calificaciones como se ríe de cualquier autoridad. Iba para torero y se convirtió en novelista. También en anarquista. Sólo acepta la definición de terrorismo de la ONU que dice que es “todo acto de violencia indiscriminada contra la población civil”. Por eso para él atentado es el “11-M, el trío de las Azores y el desalojo exprés”. Defiende el patriotismo de Picasso y dice que la bomba a Carrero Blanco estuvo “de puta madre”. Montero Glez es Montero Glez. Y Pólvora negra ya está en las librerías. Como dijo Arturo Pérez Reverte: “Y ahora vayan y léanlo, si es que tienen huevos”.

Publicado en ADN.es el 10/04/2008

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s