Egipto emerge en Madrid

Ni indianas Jones, ni cazatesoros. El arqueólogo Franck Goddio huye de estos dos términos cuando se habla de su trabajo. Nada tienen que ver con él. Ni lleva sombrero y látigo, ni actúa al margen de la ley. Eso sí, ha sido el cerebro de uno de los principales descubrimientos arqueológicos de los últimos años: la localización bajo las aguas del Mediterráneo del puerto de Alejandría y de las ciudades de Heraclion y Canopo. Un hallazgo que los expertos comparan con el descubrimiento de Pompeya.

El Matadero Madrid exhibe ahora, a partir del miércoles 16 y hasta finales del mes de septiembre, el resultado de unas pesquisas que han tardado años. Bajo el título Tesoros sumergidos de Egipto, presenta en España -después de haber estado en Berlín, Bonn y París- 500 objetos arqueológicos de muy diversa índole y que conforman sólo una pequeña representación de los hallazgos en estas ciudades míticas. Y es que hasta ahora sólo han podido excavar el 2% de su terreno.

Joyas, utensilios religiosos, cerámicas y monedas con el rostro de Cleopatra y Alejandro Magno se muestran al público. Pero sobre todo impresionan las esculturas y colosos graníticos. Uno de ellos, el del dios Hapis, es con sus más de cinco metros de altura la mayor representación de esta deidad en Egipto. Goddio destaca también un pequeño templete, llamados Naos de las Décadas, único porque en sus paredes exteriores aparece representado un calendario egipcio. Sin olvidar el busto del dios Serapis, al que en su tiempo miles de fieles pedían que les curase la vista.

Juntas bajo el agua

“Esta exposición es muy especial porque estas piezas no provienen de museos diferentes, si no que juntas han permanecido durante siglos bajo las aguas y juntas están ahora en Matadero”, resalta el arqueólogo, fundador y presidente del Instituto Europeo de Arqueología Submarina. Hasta hace bien poco permanecían sumergidas. Ahora sirven para explicar quince siglos de la Historia de Egipto: desde el VII a.C. hasta el VIII d.C., fecha del hundimiento de las ciudades, recorriendo las últimas dinastías faraónicas, la época ptolemaica, romana, bizantina y hasta la islámica.

Precisamente, Goddio resalta que muchos de estos objetos les han permitido sacar en claro algunos aspectos difusos sobre la historia y también sobre las costumbres de aquellos siglos. Una de las revelaciones más importantes es que han podido demostrar que las ciudades de Heraclion y Tonis eran en realidad la misma.También cuenta con entusiasmo cómo en los textos clásicos siempre se hablaba de una lámpara de aceite permanentemente encendida en los templos. Gracias a un anillo que han encontrado, y que se adorna con una lámpara, ahora pueden hacer una reconstrucción exacta de este objeto.

De los textos clásicos a la inmersión in situ

Eso sí, el trabajo ha sido muy costoso, han tenido que echar mano de las últimas novedades tecnológicas en materia de sondas y radares, pedir subvenciones más que cuantiosas y, sobre todo, se han tenido que armar de paciencia durante todo el proceso. “Primero estudiamos los textos”, cuenta el arqueólogo, nacido en Casablanca en 1947. Después fue el turno de las prospecciones para localizar los restos de las ciudades, para, una vez situados, comenzar la excavación bajo el mar. Luego vendría la restauración y el estudio, pero esa es otra historia.

Con 500 piezas arqueológicas a la vista, muchas más guardas en el trastero, y la seguridad de que todavía les queda mucho más por descubrir, este arqueólogo subacuático ya piensa en la próxima inmersión. Será dentro de poco, en unas semanas, cuando volverá a la búsqueda de nuevos tesoros. Quizá sea entonces el turno del Faro de Alejandría, aunque no tiene muchas esperanzas ya que está convencido de que éste se encuentra bajo un dique construido siglos después. Siempre optimista, resalta que “las sorpresas son los mejores descubrimientos”.

Tesoros sumergidos de Egipto se podrá ver por 11 euros en Matadero Madrid hasta finales del mes de septiembre. Después todavía no está claro a dónde viajarán estas piezas, todas propiedad de Egipto. Lo que sí confirma Goddio es que su destino final será un museo en Alejandría que combinará salas al uso y otras bajo el agua.

Publicado en ADN.es el 13/04/2008

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s