Pérez Mínguez abre su caja de Pandora

Oír hablar a Pablo Pérez Mínguez -o P.P.M., como le gusta firmar a él- es escuchar frases memorables a cada segundo. Mueve las manos, el cuerpo oscila, salta de un tema a otro y dice mil sentencias dignas de convertirse en titular. “Por favor, tratadme como si estuviese muerto”, implora a los periodistas, “se dicen cosas maravillosas de los muertos, en cambio si estás vivo…”. La conversación prosigue y, de repente, asevera sin pestañear: “Mi droga favorita son las aspirinas, tomo una cada quince días”. Hay más. “Es un honor haber fotodesvirgado a tantos artistas”, comenta entre risas. Lo dicho. Es imposible quedarse con sólo una de ellas.

El fotógrafo por excelencia de la Movida y Premio Nacional de Fotografía 2006 expone toda su trayectoria en el Museo de América. Son 111 fotos de un archivo que tiene más de 20.0000 y, mientras recorre las salas con los periodistas, va suministrando cada una de estas píldoras. Son cuarenta años capturando la realidad (o la no realidad, a él le gusta jugar con la ambivalencia) y hay mucho más que fotografías de Pedro Almodóvar o Alaska en plena efervescencia de la Movida madrileña.

El viaje de Detalles invisibles comienza en 1968. Los primeros pasos de P.P.M. agarrado a una cámara descubren a dos niños borrosos y en blanco y negro. Gracias a ellos recibió su primer premio, aunque cierto es que poco o nada tienen que ver con su producción posterior.

Pasan las fotos y pasan los años. Uno y otro son indisolubles, necesarios para entender las imágenes y, por eso, la exposición se organiza de manera estrictamente cronológica. “Iba a comenzar la mili”, comenta mientras señala un par de fotografías -también en blanco y negro- que enfrentan a un niño vestido de marinero para su primera comunión con un marine.

Revolución de la fotografía

Les siguen las portadas de Nueva Lente, una revista con la que Pérez Mínguez y Carlos Serrano, comisario de esta exposición, intentaron derribar todos los tópicos sobre las tendencias fotográficas de los setenta. Pasaban del realismo que todos predicaban, querían construir su propia realidad y la publicación fue el vehículo que escogieron para expresarse.

“Hay que entender que eran los setenta. Vivía el dictador Francisco Franco….”, adelanta ante otra serie de fotos, en las que, por ejemplo, se ven símbolos franquistas en las calles madrileñas. Unos pasos más adelante, aparecen las imágenes en pleno nacimiento de la democracia y, casi sin darnos cuenta, nos encontramos de frente con ese icono de la Movida que es Pedro Drag (con Almodóvar) o la de Fabio Mcnamara apuntando con una pistola.

“En aquellos tiempos, yo abría mi estudio de seis de la tarde a doce de la noche. Ellos venían al principio, vestidos para salir y para que les hiciese fotos. Ya luego, a las dos de la mañana, les volvía a ver con los trajes totalmente destrozados”, recuerda el retratista de todos los protagonistas de esta época. Fueron años míticos y sus instantáneas se convirtieron en un icono del momento. Incluso un cuarto de siglo después a P.P.M. se le sigue asociando con este tiempo y estas fotografías. No le aburre, más bien todo lo contrario, pero llegados a este punto da a conocer sus intenciones: “Quiero ampliar la etiqueta de La Movida a otras muchas fotografías”.

Aprender y nunca olvidar

Y así se ve en las posteriores. Pérez Mínguez explica que cada una de sus diferentes etapas creativas es como una capa nueva de cebolla. Nunca se pierden las anteriores, sino que a lo ya aprendido se le añade algo nuevo. Las fotografías de etética mística, los fototextos (retratos con rótulos)… incluso las fotografías de viajes. No están tan lejos entre sí.

Detales invisibles es contraste, pero a la vez demuestra una raíz común. Y hasta P.P.M. se sorprende con el resultado. “Lo que más me divierte es la mezcla de las fotos. Parece casi una exposición colectiva de treinta artistas pero pertenece a una sola mente aberrante que es la mía”. Los que se animen a comprobarlo pueden hacerlo hasta el 28 de septiembre en el Museo de América de Madrid.

Publicado en ADN.es el 20/06/2008

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s