Ópera y cine, un matrimonio bien avenido

Tan lejos, tan cerca

Montaje de 'La mosca'Este fin de semana coinciden dos estrenos operísticos en Los Ángeles vinculados con el mundo del cine. Por un lado, Woody Allen y William Friedkin se reparten la puesta en escena de la ópera de Puccini Il trittico. Por otro, David Cronenberg supervisa el montaje de The fly, ópera basada en su película La mosca. Cine y ópera no están tan lejos y un buen número de experiencias lo atestiguan. En la foto, representación de The fly.

Una ‘Carmen’ con temperamento

'Carmen'

A comienzos de los ochenta, el cineasta Carlos Saura dirigió una película sobre el mito del Carmen. Familiarizado con esta historia, no tuvo reparos al aceptar el reto de encargarse de la dirección escénica de la ópera y abrir con ella la temporada del Palau de les Arts de Valencia 2007/2008.

Las complicaciones de Wagner

La Tetralogia de Wagner, según La Fura

La puesta en escena de El anillo de los nibelungos es una de las más complicadas. Lars von Trier recibió con orgullo esta tarea cuando se lo ofreció el Festival de Bayreuth. Sin embargo, a un año del estreno tuvo que reconocer que no estaba preparado y dejó el proyecto. Años antes, George Lucas también desechó la idea en un montaje diferente. En la imagen, la solución de La Fura dels Baus para Siegfried (tercera parte de la Teatralogía).

Madame mariposa

'Madame Butterfly'

El recientemente fallecido Anthony Minghella, director de El paciente inglés o Cold Mountain, supo encargarse de la dirección escenica de la ópera de Puccini Madame Butterfly, que se estrenó en 2006 en el Metropolitan Opera de Nueva York con un notable éxito entre la crítica y el público.

El toque oriental

'Turandot'

El hiperactivo realizador chino Zhang Yimou saca tiempo para el cine, para la ópera y para la inaguración de los Juegos Olímpicos.Ya se ha enfrentado en dos ocasiones al montaje operístico: con Turandot (Puccini) y El primer emperador (Tan Dun). A ambas les ha aportado su particular toque y no ha defraudado.

Dirigiendo a La Divina

Maria Callas

Mucho antes que todos ellos, importantes cineastas aportaron su granito de arena a este mundo. Luchino Visconti se quedó prendado de María Callas cuando la vió subida a un escenario y decidió que la ópera era su asignatura pendiente. Para ponerle remedio dirigió La Traviata o La Sonnambula, entre otras. También Franco Zeffirelli hizo importantes montajes como La Boheme o Turandot.

El instigador

Plácido Domingo

El tenor español Plácido Domingo en uno de los impulsores de la tendencia a escoger directores de cine para los montajes escénicos de las óperas. Desde su cargo como director general de la Ópera Nacional de Washington y de la de Los Ángeles ha invitado a muchos cineastas a enfrentarse a proyectos de este tipo. Suyo es el empeño, por ejemplo, de que Woody Allen se encuentre detrás de Il trittico y ya piensa en nuevos nombres. Se trata de una manera, según el tenor, de dar frescura a este género, además de que esto les da otro toque de glamour y expectación.

En la dirección inversa

'La flauta mágica'

Tampoco han sido pocos los cineastas que han querido llevar las óperas a las salas de cine. Kenneth Branagh fue el último en atreverse y adaptó en fotogramas La flauta mágica de Mozart. Antes que él lo hicieron -y con más acierto-, Ingmar Bergman (también La flauta mágica), Franco Zeffirelli (La Boheme, Otello) o Francesco Rossi (Carmen).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s