Puccini, tan inmortal como hace siglo y medio

Hace 150 años nacía Giacomo Puccini (1958-1924), uno de los mejores compositores que ha dado la ópera. Según la leyenda, su vocación nació tras ver una representación de Aida, de Verdi, y a partir de entonces decidió volcar su talento en este terreno. Conjugó como nadie la escuela italiana con Verdi a la cabeza y la alemana de Wagner creando composiciones que se han convertido en verdaderos himnos. Incluso a los menos aficionados no se les pasa por alto nombres como La Boheme, Tosca, Madama Butterfly o Turandot. Repasamos aquí sus cuatro obras cumbre.

‘La Boheme’

Una de las principales características por las que se destacaron las óperas de Puccini fue por no dejar que la fuerza de la música y el canto decayese en ningún momento. Si hasta entonces los compositores optaban por volcar la fuerza expresiva en determinadas arias y fragmentos dejando la acción para recitativos más monótonos, el italiano prefirió que la línea musical no se quebrase en ningún momento. La Boheme, basada en un libro y posterior obra de teatro de Henri Murger, es un ejemplo de ello sin renunciar a temas de especial fuerza y emotividad como Si, mi chiamano Mimì (en el vídeo interpretado por Montserrat Caballé) o Che gelida manina. Otro de los grandes logros del compositor fue el hecho de escoger protagonistas más corrientes y reales para las historias que narraba. Los personajes de La Boheme son cuatro aspirantes a artista sin demasiada fortuna en el París de mediados de siglo y lejos de episodios de venganzas sangrientas y épicas, la trama presenta situaciones más reconocibles, como la muerte por tisis de la pareja de uno de los cuatro protagonistas.

‘Tosca’

La más trágica, emotiva y desgarrada ópera de Puccini se estrenó en Roma en 1900. Sin embargo, su flechazo con esta historia venía de mucho atrás, concretamente de 1887, cuando asistió a la versión realizada por Vitoreen Sardou. Tosca cuenta el drama Floria Tosca y su amante el pintor Caravadossi cuandoéste decide ayudar a un amigo perseguido por la justicia. Los deseos del jefe de policía hacia la protagonista aprovecharán la ocasión para condenar a la pareja a la desgracia. Puccini supo exprimir todos los sentimientos de la historia y su estreno fue todo un éxito entre el público, si bien la crítica fue bastante más reacia. En el vídeo, la soprano búlgara Raina Kabaivanska, una de las mejores Floria Tosca de la historia, interpreta el aria Vissi d’arte. Algunos dicen que el compositor se inspiró en su propia mujer, frecuentemente aquejada de ataques de celos, para definir a este personaje, también celoso cuando cree que su Caravadossi tiene otra amante mientras él sólo intenta ocultar a su amigo.

‘Madama Butterfly’

Las protagonistas fueron otro punto fuerte de Puccini. En sus óperas las mujeres asumen un rol principal y demostró especial predilección por las féminas más virginales e inocentes. Entre ellas, sobresale la protagonista de Madama Butterfly, una joven japonesa de quince años que es engañada por un oficial de la marina estadounidense que la abandona. Fue la última colaboración de Puccini con los libretistas Luigi Illica y Giuseppe Giacosa (con los que había realizado también las dos anteriores) y su estreno en 1904 fue un absoluto desastre que obligó al compositor a someterla a posteriores revisiones mejoras. Pasados los años, sin embargo, fue encumbrada como una de sus mejores obras. La fragilidad de la protagonista, con arias espléndidas como Un bel dí vedremo, fue un handicap para algunas cantantes, como la propia Maria Callas (en el vídeo) o Montserrat Caballé, ya que su físico no coincidía con el de una niña de quince años. Aún así, dejaron interpretaciones para el recuerdo.

‘Turandot’

París, Italia, Japón… y China. La ambientación de las historias que el compositor quiso narrar con voz y orquesta discurre en lugares muy alejados entre sí. Son pocas las composiciones qu Puccini ambienta en su Italia natal. Incluso escogió el Lejano Oeste para una de ellas –La fanciulla del West– mucho antes de que se popularizasen- y existiesen- los westerns. Para Turandot se decantó por China y cuenta la historia de una bella y cruel princesa empeñada en condenar a muerte a todos sus pretendientes estableciendo una serie de pruebas para ellos. Fue la última composición del italiano y no llegó a concluirla, aunque dejó encargado que de su final se encargase Ricardo Zandonai, un encargo que desoyó su propio hijo al encargárselo a Franco Alfano. A pesar de no terminarla ha dejado bellos temas como el Nessun dorma, que en el vídeo de la izquierda interpreta Pavarotti. El final fue encargado a otros compositores.

Publicado en ADN.es el 22/12/2008

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s